SOLICITAR INFORMACIÓN

CONTÁCTANOS


ÚLTIMAS NOTICIAS

14 de febrero en la UMAEE

El 14 de febrero no necesita presentación. Un 2019 irregular, el clima decidiría bajar la temperatura para este día, pues a las seis de la mañana las lluvias cubrían los techos de las casas, edificios y transportes que con calma conducirían hasta la universidad, pero con impaciencia de quienes se arriesgarían a recibir su regalo secreto.

El 14 de febrero no necesita presentación. Un 2019 irregular, el clima decidiría bajar la temperatura para este día, pues a las seis de la mañana las lluvias cubrían los techos de las casas, edificios y transportes que con calma conducirían hasta la universidad, pero con impaciencia de quienes se arriesgarían a recibir su regalo secreto.

Siendo aún temprano en la puerta principal del alma mater, globos flotando y mojados cubrían la entrada y el pasillo de la dirección, muestra que ante las circunstancias los alumnos, maestros y trabajadores contemplaron una buena mañana al levantarse.

Como parte de la tradición muchos esperaron hasta empezar las clases para motivarse a entregar los obsequios, a las 6:15 am resguardados bajo la helada precipitación, las aulas comenzaron a llenarse de gritos, aplausos y risas inundando cada esquina de las instalaciones. a pesar de tener las puertas cerradas.

Aún para las ocho de la mañana se sentía la emoción en el aire, las voces seguían penetrando el estrecho corredor de la UMAEE, pero las ventanas dejaban ver que las clases se impartían como de costumbre, solo que los salones vestían colores, resaltando el rojo en cada detalle que fue entregado.

Fue hasta las diez de la mañana que en multitud abrían los cerrojos y salían los alumnos con grandes sonrisas y uno que otro chiste para la ocasión, acompañado del estrujar de bolsas de celofán y pasos sobre el mosaico, en menos de un minuto la entrada principal volvía a perder la vista a media altura por los corazones de helio.

A las 12:00pm se concluyó con el horario regular, muchas caras aún se notaban ansiosas, los planes de algunos no acababan, otros mostraban satisfacción de haber comido lo suficiente y en coro se repetían las despedidas, abrazos y gestos que advertían la espera del término de la jornada.




TE PUEDE INTERESAR

  • SIGUENOS EN INSTRAGRAM

    A 1.141 personas les gusta esto